Brujas, Bélgica

| 0 comments

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Los Canales de Brujas

Nuestro viaje comenzó algo correteado, porque literalmente casi se nos va el tren.
Por fortuna, arribamos justo 3 minutos antes de que partiera y después de hacer conexión en Bruselas, llegamos a Brujas.

Estar en esta ciudad es como estar en un cuento: sus singulares edificios con techos de dos aguas y ventanitas por doquier, me recordaron a los cuentos que leía de niña.

Debo señalar también, que los belgas tienen un excelente gusto: apenas llegabamos y el señor taxista no paraba de decirme que no había visto mujer más hermosa que yo! Un buen comienzo para empatizar con la ciudad.

Nuestros 2 días en brujas fueron una aventura gastronómica mayormente:

Visitamos el museo del chocolate, el de las papas fritas y aunque el de la cerveza estaba cerrado, no perdimos la oportunidad de probar varios tipos y clases de la bebida belga por excelencia.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Paseando por las calles de Brujas, Bégica

Nicolas comió nuevamente moules (mejillones) con la esperanza de encontrar una perla. Yo, las delicias locales a base de cerdo o pescado. Degustamos una cantidad innumerable de chocolates, frites y waffles, que les puedo decir!, la cocina típica es simplemente maravillosa por aquí, aunque harto calórica también.

El cuadro principal de la ciudad, donde se encuentran la torre mayor, el museo de historia, la oficina de correos y otros edificios de importancia menor, es muy parecida a la de Bruselas y muy bella también.

En este primer cuadro la ciudad esta llena de vida y los miércoles y sábados adquiere un bullicio singular, pues se pone el mercado sobre ruedas que es una versión harto mejorada y práctica, comparada con la que conocemos en Mexico; porque los camiones que traen la mercancía, funcionan como aparador y algunos hasta cocina a la vez.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Plaza Principal, Brujas, Bélgica

Pasear por los canales de brujas fue también una hermosa experiencia, estos son muy similares a los holanda, pero a diferencia de ellos sólo son para uso turístico.

La iglesia de nuestra señora, es majestuosa, así como el primer hospital en Europa, pero el simple caminar por los callejones de Bruselas, alegra a la vista y al corazón.

Eso sí, buscar actividad después de las 7pm en esta ciudad, es como pedirle peras a un Olmo, ya que salvo contados restaurantes, la ciudad se duerme y sus habitantes se arrullan con el alegre repique de las 49 campanas de su gran torre, que siempre entonan alguna melodía de dominio popular.

Brujas, Bélgica

Brujas, Bélgica

#GRACIAS Brujas por los bellos paisajes y deliciosos recuerdos que nos dejaste en este viaje!

Author: Jazmín

Mexicana, mamá en la era digital. Afortunada, cómplice del Universo y la Vida. Constructiva, optimista, apasionada de la Comunicación, Twitter e Internet. Cheese, Tequila y dark chocolate lover. Viajera incanzable! Alquimista de sueños...

Deja un comentario

Required fields are marked *.