Callar a la mente

| 2 Comments

Amanecer

By Miguel Villa

He dejado de escribir por varios días cosa que lamento.  Después de tener mucho que decir, me quede sin nada que decir…

Sin embargo,  en estos días he pensado mucho.  En realidad en mi cabeza se han escrito mil historias, de mil situaciones que me inquietan y con mil desenlaces posibles y puede que por ello resulte me resulte TAN difícil plasmarlos en palabras…

De pronto,  al escucharme escribir estas líneas (porque aunque se rían, me dicto en silencio y me escucho al escribir) me doy cuenta de lo dañino que puede ser ese ‘ruido’ que genera mi cabeza, debatiéndose entre tantos pensamientos.

No recuerdo a quién escuché decir que cuando a travesamos por situaciones difíciles debemos ‘callar a la mente’ y ahora comprendo perfectamente a qué se refería: Tantas ideas, tantos pensamientos, generan un peligroso torbellino de emociones que lejos de ayudarnos a resolver nuestros ‘problemas’ sólo los exaltan llevándolos a límites peligrosamente dañinos.

Pero ¿cómo callar a la mente?

Creo que el principio es hacernos conscientes de que el ruido que nuestros pensamientos generan nos está rebazando y lejos de ayudarnos, nos dañan.

Es aquí cuando el aquí y el ahora entra en acción:

Debemos ‘entrenar’ y aveces hasta obligar a la mente a focalizar su atención en lo inmediato: en dónde estoy, con quién estoy, que hay a mi alrededor. De qué color son las cosas, a qué saben los alimentos, es decir, ceder el espacio de nuestro mar de pensamientos  a cosas tangibles y reales.

Concentrarse en uno mismo, cortarte el pelo, hacerte un manicure, darte un masaje o simplemente tirarte en el pasto y sentir su roce en tu piel, es otra forma de silenciar las ideas errantes. Nuevamente el factor clave es el darle prioridad al presente y no permitir que las ideas del ayer o el mañana saturen nuestra cabeza.

El ruido en la mente, no nos permite avanzar hacia ningún lugar o solución, pues entre todas las ideas que surgen de ella es difícil decidir qué ruta tomar.

Callar a la mente significa regalarte la posibilidad de salirte de tus pensamientos y conectarte con tus sentimientos y sensaciones, para que una vez que tienes claridad de cuáles son, puedas ir poco a poco tomando acciones que te lleven a modificarlos y a sentirte mejor.

Ahora mi mente esta en silencio y en este momento aunque hace algo de frío, créanme me siento tranquila y mucho mejor.

Sssshhhhh…

 

Author: Jazmín

Mexicana, mamá en la era digital. Afortunada, cómplice del Universo y la Vida. Constructiva, optimista, apasionada de la Comunicación, Twitter e Internet. Cheese, Tequila y dark chocolate lover. Viajera incanzable! Alquimista de sueños...

2 Comments

  1. Simplemente, llegó en el momento.

    Gracias Ángel guardián 🙂

Deja un comentario

Required fields are marked *.