Brenda, David, Fernando, Jazmín, Karim, Matías y Renaud

Cómplices

| 0 comments

Cuando hablamos de la cualidades q deben existir en la relaciones ya sean estas profesionales, familiares, amistosas, amorosas o ‘significant others’, siempre salen a flote virtudes como la sinceridad, el respeto, la confianza y la comunicación.

Sin embargo, una de las virtudes que más atesoro en cualquier tipo de relación es la complicidad, que para mí tiene una connotación totalmente positiva: La complicidad es, desde mi perspectiva, encontrar el uno en el otro, algo único que nos una y que identifique nuestra relación. Es confiar y regalarle. A mi cómplice (quien quiera que este sea) una parte única de mí, compartir mis ideas, proyectos, sueños y hasta mis más profundos temores con quien se que podrá entenderlos y vivirlos en empatía conmigo.

En lo profesional, la creación de un nuevo proyecto, el trabajo en equipo y hasta la relación jefe subordinado implica complicidad, pues implícitamente se llegan a acuerdos basados en la confianza, en donde la finalidad es culminar una tarea con éxito y con beneficios para todos.

Parte de la mística que hay entre las familias, radica en la complicidad que existe entre hermanos, padres e hijos, abuelos y nietos que recuerdan las anécdotas e historias familiares en la que cada uno de ellos, o todos, ocupan en algún momento un lugar protagónico.

Dentro de una amistad, la complicidad es la sal y la pimienta de los momentos inolvidables: la que alimenta, la confianza y el respeto entre los involucrados y el elemento indispensable para llamarle a alguien “mejor amigo”. Y los amantes, entre caricias y besos se tornan cómplices a cada momento, descubriendo sensaciones y placeres que sin el otro, no podrían ser jamás imaginados.

También en nuestra vida diaria, la complicidad está presente: la música, una calle, un parque y hasta el clima pueden convertirse en cómplices cuando los vinculamos a nuestra manera de ser, nuestros estados de ánimo o recuerdos.

Sin la complicidad que ahora tienes conmigo, al leer estas líneas y encontrarte dibujad@ y referid@ en ellas o que a partir de lo que escribo te lleva a recordar a l@s complices en tu vida, estoy segura, la vida no sería tan divertida.

¡Viva la complicidad!!!Brenda, David, Fernando, Jazmín, Karim, Matías y  Renaud

*Este post esta dedicado con todo cariño a Rebeca, David y Fernando mis geniales complices en Viadeo y con quienes ayer pasé una velada llena de risas y complicidad.

Author: Jazmín

Mexicana, mamá en la era digital. Afortunada, cómplice del Universo y la Vida. Constructiva, optimista, apasionada de la Comunicación, Twitter e Internet. Cheese, Tequila y dark chocolate lover. Viajera incanzable! Alquimista de sueños...

Deja un comentario

Required fields are marked *.